En esta categoría encontrarás información sobre la construcción de pérgolas, cubiertas y casas de madera, además, de información sobre productos de madera que se usan en la construcción como vigas laminadas de madera, vigas macizas de madera, escaleras de madera…

fachadas de madera

Fachadas de madera; aislamiento, durabilidad y belleza.

Cada vez, son más las personas que apuestan por las fachadas de madera en sus casas, y no nos extraña. La madera es un material natural muy versátil, con excelentes cualidades técnicas y que aporta elegancia al entorno. Hoy vemos cómo las fachadas de madera aportan aislamiento, durabilidad y belleza.

Leer más

Viga de pino laminado

Vigas laminadas de madera. Características y usos

Para realizar las vigas laminadas se utilizan no menos de cuatro láminas de madera, que van encoladas en secciones horizontales, y cuya veta se coloca en sentido longitudinal. Las láminas de madera que componen las vigas están compuestas de dos o más láminas paralelas al eje. El proceso de encolado es por uniones dentadas y los espesores utilizados van de 6 a 45 mm.

En cuando a las especies de madera más utilizadas para la construcción de vigas laminadas podemos encontrar el abeto y el pino, y en segundo lugar estarían el eucalipto, el roble y el castaño, y en último lugar la madera de iroko, haya y fresno.

Existe una norma que clasifica las láminas de madera utilizadas, la Norma UNE-EN 14081-1. Además la variación en cuanto al contenido de humedad de estas láminas no debe ser superior al 5% por cada pieza.

Para la construcción de las vigas laminadas se emplea un proceso que incluye varias fases.

  • Secado. Proceso muy importante para evitar que la madera genere grietas que afecten a la estabilidad de la estructura.
  • Selección de la madera. Es necesario descartar las tablas con defectos.
  • Cepillado.
  • Encolado.
  • Prensado.
  • Cepillado final.
  • Lijado.

Entre las características más importantes están la de las prestaciones que ofrecen frente a otros materiales de construcción:

  • Gran estabilidad dimensional (no se expande ni se contrae con los cambios de temperatura)
  • Gran resistencia.
  • Construcción de estructuras rectas y curvas.
  • Alta capacidad de carga, su reducido peso frente a materiales como el acero.
  • Al ser la madera un material natural y renovable, tiene muy bajo impacto ambiental.
  • Es resistente al fuego.

Las vigas de madera maciza comportaban unos límites dimensionales que se han superado con las vigas laminadas de madera, pudiendo encontrar hoy en día grandes estructuras de madera tanto rectas como curvas. Los usos de las vigas laminadas son muy variados. Se pueden construir estructuras pequeñas y medianas como porches o casas, o grandes construcciones como complejos deportivos, iglesias, etc.

construcción con madera

Edificio saludable según Harvard

Harvard T.H. Chan School of Public Health, es la denominación que la prestigiosa Universidad de Harvard otorga a su Escuela de Salud Pública, y que en esta ocasión se ha encargado de hacernos más sencilla la tarea de comprender qué es un edificio saludable.

Con el objetivo de construir comunidades más saludables en todo el mundo, la síntesis de 30 años de ciencia aplicada a la salud pública nos ayuda a identificar las características de un edificio saludable. Todo ello dentro del programa Edificios Saludables del Centro de Clima, Salud y Medio Ambiente Global de Harvard (C-Change).

9 son los factores que han conseguido identificar a la hora de calificar a un edificio como saludable. Analizando los “Buildingomics”, o dicho de otro modo, los factores que influyen en la salud, el bienestar y la productividad de las personas que habitan o trabajan en un edificio. Además, desde Harvard proponen recomendaciones para cada factor, como la evaluación periódica de cada uno para mejorar las necesidades de cada habitante.

  • Ventilación
    Es necesaria una correcta ventilación para el control de olores, productos químicos, dióxido de carbono y otros, con el objetivo de mejorar la calidad del aire interior.
  • Calidad del aire
    Comprobar que no existen en el edificio materiales contaminantes como el plomo, el PCB y los asbestos, además de elegir tanto para la construcción como el mobiliario materiales de baja emisión de compuestos volátiles y semivolátiles orgánicos. También los niveles de humedad debe mantenerse en niveles de entre 30-60% para reducir los problemas con los olores.
  • Calidad del agua
    Si es necesario, instalar un sistema de depuración de aguas para eliminar contaminantes. Y evaluar la calidad del agua.
  • Confort Térmico
    Existen unos estándares mínimos en el confort térmico tanto de la temperatura como de la humedad.
  • Polvo y plagas
    Evitar en los posible la acumulación de polvo eligiendo los materiales adecuados, limitando el uso de productos químicos y pesticidas en la limpieza de los espacios.
  • Iluminación y vistas
    La iluminación debe ser adecuada, utilizando la natural durante las horas diurnas, y prestando atención al confort visual. Si es posible, utilizar la biofilia introduciendo vegetación y diseños inspirados en la naturaleza en los interiores.
  • Ruido
    Asegurar una protección contra los ruidos exteriores y controlar las fuentes de emisión de ruidos interiores.
  • Humedad
    En la construcción y tras ella, evitar la formación de humedades.
  • Seguridad y salud
    Es necesario cumplir unas condiciones mínimas de seguridad, como pueden ser incendios, contaminación del aire, iluminación, etc.

No tan ambicioso como el Well Building Standard, este es un estudio que contribuye a realizar edificios cada vez más saludables.

Fuente: Ecoesmás

Rascacielos construidos con madera

Nos podemos remontar al principio de la humanidad para encontrar la madera como material de construcción, y nos ha acompañado en el desarrollo de nuestra civilización hasta nuestros días. Obviamente, y al igual que nosotros, ha debido adaptarse a las nuevas necesidades que han ido surgiendo.

La construcción en vertical ha supuesto un desafío constante y hoy podemos encontrar edificios tan altos como el Burj Khalifa de Dubái, que ostenta el puesto número uno con sus 828 metros de altura y sus 163 pisos. Para llegar a esa altura se han tenido que derribar numerosas dificultades a lo largo de la historia, pero hoy nos enfrentamos a una visión de la construcción que incluye factores nuevos como la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente.

Un aliado perfecto para conseguirlo es la madera, y su utilización en construcciones de altura, reto al que se enfrentan los arquitectos. Actualmente en Tokio está previsto construir el edificio de madera más alto, con 350 metros de altura y 70 plantas.

Para entender el futuro de la construcción en madera, The Economist ha elaborado este video donde se analizan los beneficios de la edificación de rascacielos con madera, visto desde el punto de vista de los arquitectos.

 

construcción en madera

Tendencias en madera para 2020. 7 casos de uso.

Desde el periodo Neolítico, el ser humano ha ido depurando la técnica en la construcción de sus refugios y chozas con madera. Actualmente, la utilización de la madera para la construcción de edificios está en pleno auge, derivado entre otras razones por los avances tecnológicos y nuevos sistemas de prefabricación, algo que aumenta su sostenibilidad, eficiencia y seguridad. Por eso, es importante revisar las tendencias en 2020 y así descubrir hacia donde vamos.

  1. Herramientas nuevas. BIM, realidad virtual, modelado e impresión 3D son todos ellos términos a los que nos vamos acostumbrando cada vez más, y estos procesos permiten acercar la distancia entre diseño y construcción, permitiendo unir estos dos ámbitos en un único gran proceso en el desarrollo de las nuevas construcciones.
  2. Tecnología punta. Máquinas de control numérico CNC, sistemas modulares, fabricación milimétrica, nuevos materiales, nuevas tecnologías y sistemas. Todo ello está transformando el trabajo artesano y la utilización de herramientas tradicionales por parte de los carpinteros, aportando máquinas innovadoras y otro métodos de ensamblaje.
    Con todo esto se aumenta la eficiencia y rapidez en la construcción de piezas modulares y prefabricadas, con dimensiones exactas, y ayudadas por el surgimiento de nuevos materiales, todo ello englobado en el concepto de Mass Timber. Los más utilizados son los sistemas Cross-Laminated Timber (CLT), Glued-Laminated Timber (Glulam), Nail-Laminated Timber (NLT), y Dowel Laminated Timber (DLT), además de otras interesantes innovaciones como la tecnología Timber-Concrete Composite (TCC) o los Paneles LVL.
    El ensamblaje de edificios como si fueran un kit de piezas es hoy una realidad, reduciendo costes, mano de obra, tiempo de trabajo y errores
  3. Otros modelos de negocio. End-to-End New Build es un servicio de Katerra, y es un ejemplo de la integración entre diseño, ingeniería, materiales y construcción al servicio de un nuevo modelo de negocio integrador y eficiente.
  4. Cambios en los códigos de construcción. Se han realizado importantes cambios en relación a la madera dentro del Código Internacional de Construcción (International Building Code – IBC), código que será vigente en 2021. Se incluyen tres tipos de construcción: edificios con un máximo de 18 pisos integrando elementos de madera maciza cubiertos con yeso (Tipo IV-A), edificios con un máximo de 12 pisos integrando paredes y techos de madera de masa expuesta limitada (Tipo IV-B), y edificios con un máximo de 9 pisos integrando madera maciza expuesta resistente al fuego de 2 horas (Tipo IV-C).
  5. Políticas para la acción climática. Preocupados por el cambio climático, gobiernos y ciudades han pasado a considerar las emisiones incorporadas en los materiales utilizados, derivadas de la suma de toda la energía utilizada para extraer, procesar, fabricar, transportar, construir y mantener cada uno de los materiales. La madera surge entonces como alternativa frente al cemento y el acero debido a su menor nivel de emisiones incorporadas.
  6. Diseño Biofílico. La idea de reconectar a los humanos con el medio natural motiva la utilización de la madera en los espacios interiores. Este tipo de diseño busca mejorar el bienestar de las personas a través del contacto de éstas con la naturaleza, evitando las líneas rectas y los espacios asépticos. Cada vez más, el diseño biofílico se utiliza para espacios públicos como hospitales, oficinas o centros educativos, además claro está de viviendas.
  7. La madera y su rendimiento. La búsqueda de cada vez mayor altura en el diseño de estructuras de madera está impulsando el desarrollo de pruebas e investigaciones orientadas a la mejora de la precisión en la respuesta a emergencias, y el desarrollo códigos de construcción más completos en todo el mundo.

Puedes consultar más sobre tendencias para 2020 en Thinkwood.com

suelo de madera

La madera, su utilización en la construcción es beneficiosa para nuestra salud

La mayor parte de la población vive en entornos urbanos. Esta es una tendencia que se mantienen desde hace ya mucho tiempo, y esto conlleva que cada vez más nos encontramos a mayor distancia de nuestros orígenes, la naturaleza. Y es este entorno urbano el que debido los materiales empleados en la construcción tanto de edificios como en la urbanización de las calles, sumados a las ondas electromagnéticas, además de la inevitable contaminación del aire, nos provoca afecciones tanto en el sistema respiratorio como el nervioso, amén de otras dolencias.

Otro factor que suma el vivir en entornos urbanos, es el de la velocidad. Todos vamos estrellados, con múltiples responsabilidades sobre los hombros, en muchas ocasiones con mala alimentación y una forma de vida no saludable.

Como seres humanos venimos de una vida rodeada por la naturaleza. Nuestros ancestros vivían en pequeñas construcciones, realizadas con materiales obtenidos de la naturaleza que les rodeaba, alimentándose de lo que obtenían en su entorno, y por supuesto respirando aire limpio, libre de contaminación.

Somos naturaleza y la necesidad recíproca entre ella y nosotros se mantiene. Bastaría con acercarnos al campo de vez en cuando, pero tenemos dificultades para sacar tiempo más a menudo de lo que desearíamos. Esto sería una buena solución, que podría suponer un gran beneficio para nuestro cuerpo, respirar aire limpio y eliminar el estrés urbano.

Pero también existen soluciones posibles, una de ellas es rodearnos de madera. Vivimos en edificios que nos protegen del exterior, pero muchas veces no somos conscientes de la exposición a productos contaminantes y ambiente no saludable dentro de nuestras casas. En muchas ocasiones más perjudicial que si viviéramos al aire libre.

La madera es uno de los materiales utilizados en construcción que provienen más directamente de la naturaleza, no hay que olvidar que son parte de los árboles. Existen numerosos estudios que relacionan la madera con un beneficio para la salud, tanto en el plano físico como en el psicológico. Esto es así puesto que el contacto con la naturaleza, en este caso la madera, lleva a reducir la presión sanguínea, bajar el ritmo cardíaco, disminuir la agresividad y, por contra, aumenta la concentración y la creatividad.

La madera es un material que no transmite radiación. Al ser un material poroso permite la ventilación de los espacios que habitamos, manteniendo el aire limpio. Lo hace incluso en ambientes nocivos en los que haya presencia de gas radón.

Otra particularidad es que es un material higroscópico, es decir, regula la humedad ambiental. Esto repercute directamente en beneficios para las vías respiratorias, además de reducir el riesgo de irritación de las mucosas y la presencia de gérmenes.

La baja conductividad térmica también es un factor relevante, manteniendo una determinada temperatura interior, independiente de la exterior. También apantalla los campos electromagnéticos estáticos. Al vivir rodeados de tecnología, estos campos (invisibles a la vista) nos influyen, y la madera contribuye a mitigarlos, permitiendo una mejor salud y calidad del sueño.

En último lugar, pero no por ello menos importante, es el factor estético. Ofrece una amplia variedad de texturas, colores, dibujos… y siempre que vemos algo hecho con madera, la tendencia es a alargar la mano y tocarla, su calidez y textura “absorben” automáticamente parte de nuestra carga negativa.

Por todo ello, la madera supone un beneficio directo para la salud tanto física como emocional de las personas. Estudios que lo demuestran hay muchos, pero destacable es el estudio realizado por la Universidad de Columbia Británica y FPInnovations en el que la existencia de una relación entre la presencia de madera en el entorno y la salud humana queda demostrada.

Roble blanco europeo 27 para fabricación de suelos macizos

Madera estructural aserrada. Dimensiones

La posibilidad de construir rápido es una de las principales características del trabajo con madera, además de ser un material sostenible y reciclable, y una interesante relación de resistencia/peso; lo que permite unos plazos de entrega menores frente a otros materiales de construcción. Todo esto es debido a que como material, la madera es apropiada para industrializar los procesos de fabricación de componentes. Y como toda industrialización, es necesario el establecimiento de una normalización en las dimensiones de los productos de madera. Y para la madera aserrada estructural están las dimensiones nominales y las comerciales.

Tanto la procedencia como la especie de la que proviene esta madera aserrada derivan en qu ten España disponemos de varias series dimensionales. Aunque en la práctica, lo recomendable es que cuando se va a comprar madera aserrada estructural, se haga dentro de las dimensiones comerciales existentes. Esto permite moverse en un rango de precios y medidas conocidas, algo que permite que exista mayor probabilidad de encontrar piezas de las dimensiones buscadas, frente a buscar piezas fabricadas con dimensiones exclusivas.

Son los países nórdicos, como Suecia y Noruega, los que han impuesto las medidas debido a su influencia en el mercado europeo de la madera. Se trabaja con una gama de dimensiones en la madera aserrada estructural amplia, y puede alcanzar los 15×30 cm. de sección máxima. Pero si estás dispuesto a gastar y buscar más, puedes encontrar mayores secciones en el mercado.

Existen dos Normas que definen tanto las dimensiones como los métodos de medida de la madera aserrada estructural: la UNE EN-844-6 para las dimensiones y la UNE EN 1309-1 para los métodos de medida. Además, cada país define las dimensiones, que van asociadas a unas clases resistentes determinadas. Por lo tanto se puede conocer la clase resistente de la madera empleada (si no se disminuye la sección con el trabajo).

Hasta ahora hemos hablado de dimensiones comerciales, dimensiones con las que trabaja el mercado. Y por otro lado están las dimensiones nominales que son indicadas por el aserradero, o las que se especifican en el proyecto de la estructura. La Norma UNE EN 336 recoge los rangos de tolerancia entre las dimensiones finales y las nominales. Tolerancias aplicadas en piezas de madera con secciones comprendidas entre los 22 y los 300 mm. con la misma humedad al tomar las dimensiones. Las clases de tolerancia son dos:

La clase 1 para gruesos y anchos menores o iguales de 100 mm.: 99-103 mm.; gruesos y anchos mayores de 100 mm.: 98-104 mm.
La clase 2 para gruesos y anchos menores o iguales de 100 mm.: 99-101 mm.; gruesos y anchos mayores de 100 mm: 98.5-101.5 mm.

Al realizar el proyecto estructural, las tolerancias de la Clase 1 se deben cumplir al ser la menos exigente. Asimismo hay que indicar el contenido aproximado de humedad de equilibrio.

Fuente: Maderea

construcción en madera

Madera laminada cruzada (CLT). Propiedades y beneficios

La madera laminada cruzada, o madera contralaminada o CLT, es hoy una realidad de como las nuevas tecnologías aplicadas a la madera pueden producir un material de construcción que puede sustituir al omnipresente hormigón. En el siguiente artículo repasamos algunas de sus propiedades y los beneficios que puede aportar al sector.

En primer lugar vamos a analizar las diferencias entre la madera laminada y la madera laminada cruzada (CLT). Si la madera laminada proviene de la unión de láminas de madera para conformar una única unidad estructural, siempre lineal; el CLT es el resultado de la unión de tablas en capas perpendiculares, dando como resultado placas o muros. Estos muros de contrachapado permite levantar alturas de entre 2,40 y 4 m., pudiendo llegar a largos de 12 m.

Además, al disponer de una orientación en cruz de las capas longitudinales y transversales, los grados de contracción y dilatación de la madera son mínimos, mejorando la estabilidad y la carga estática.

Y para poder manejar semejantes volúmenes con mayor facilidad, las planchas se cortan en piezas que permitan un desplazamiento por carretera más cómodo.

Otra característica a tener en cuenta es el impacto ambiental del CLT. Este es un factor importante en la construcción de estructuras hoy en día y, aunque el origen austriaco del CLT fue para la reutilización de madera de poco valor, la madera se ha convertido en material prioritario.

Frente al hormigón, la huella medioambiental de la madera habla de que por cada m3 de hormigón se emite una tonelada de CO2 a la atmósfera, mientras que en el uso de CLT podemos hablar de “carbono secuestrado” ya que los árboles reciben el carbono para su crecimiento. Y la energía utilizada durante su realización nunca igualará al carbono “secuestrado”.

La resistencia estructural del CLT es similar a la del hormigón, y su grado de flexibilidad es muy alto, requiriendo grandes deformaciones para colapsar y romperse, algo que no permite el hormigón. Otro factor es el peso, mientras que 1 m3 de hormigón pesa 2,7 toneladas aproximadamente, el CLT anda por los 400 kg, con la misma resistencia. Igualmente con el acero.

Si hablamos de las propiedades físicas, para obtener el mismo aislamiento de un muro de 100 mm. de espesor de CLT haría falta un muro de hormigón con un espesor de 1,80 m. La relación es de 1/18.

Entre las propiedades de los materiales de construcción, el fuego debe ser tenido en cuenta. Y en este caso, en la madera el fuego avanza entre 0,7 y 0,8 mm. por minuto. Es decir, para consumir un muro de 100 mm. de CLT se necesitarían más de 2 horas, aunque hablemos de madera no tratada. Se trata de un proceso de carbonización como reacción natural que utiliza el árbol como autoprotección.

Y si hablamos de incendios, la principal causa de muerte de personas es la inhalación de humo, que encuentra en rendijas y espacios libres el medio de propagación entre diferentes materiales.

Si nos encontramos con un CLT construido correctamente, podría llegar a ser una estructura completamente hermética, y por ello es muy importante que los elementos que vayan a participar en la estructura final (herrajes, uniones, sellos…) sean seleccionados adecuadamente. La resistencia final de una construcción con CLT es en un 90% responsabilidad de los herrajes y uniones, y un 10% de la madera.

Por último, las condiciones ambientales donde va a situarse la estructura final son un factor muy importante. Y es sabido que la madera expuesta al exterior sufre, y al ser el CLT utilizado estructuralmente, la protección frente a la corrosión, el desgaste o el colapso es necesaria. Y para ello se pueden agregar nuevas capas de revestimiento sobre el mismo, como son fibrocementos, piedra, ladrillos…

Si la finalidad es dejar el CLT al aire, las protecciones con aceites vegetales (para interior) o las pinturas minerales (para exteriores, especialmente muros) son efectivas, aplicadas cada 5 años y con una garantía de 25 años de protección sin decolorarse ni desprenderse.

Fuente: Plataforma Arquitectura

Passive House o casas pasivas de madera. Sostenibilidad y ecologismo en las viviendas industrializadas.

Existen en la actualidad dos conceptos novedosos en la edificación de viviendas: vivienda ecológica y vivienda industrializada. Y las Passive House o Casas pasivas de madera dan respuesta a los dos, aunando tanto la eficiencia energética y el respeto al medio ambiente como la estabilidad y el confort que se espera de un edificio bien construido.

El primero de los dos conceptos, el de vivienda ecológica, se refiere al aprovechamiento de los recursos naturales obtenidos en el medio donde está instalada. Es decir, la luz del sol y la utilización de materiales sostenibles y naturales. Podemos encontrar en la Wikipedia esta definición de Casa pasiva: “Una casa pasiva o casa solar pasiva o hábitat pasivo, es un tipo de construcción o de casa en la que se utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática combinados con una eficiencia energética muy superior a la construcción tradicional.”

Por lo tanto, el concepto de casa pasiva atiende a una vivienda construida de manera que la utilización de energía para la refrigeración y el calentamiento de la misma es mínimo ya que utiliza sistemas controlados de ventilación y un aprovechamiento eficiente de la luz solar.

Si hablamos de cifras, el ahorro energético respecto al gasto en calefacción y refrigeración en una vivienda tradicional puede llegar al 90%, siendo cercano al 75% en las nuevas construcciones. Esta reducción del gasto también implica un menor impacto en el medio ambiente al necesitar menor producción de recursos, así como un ahorro de tipo económico al pagar mucho menos por el mismo resultado.

El sujeto principal de este artículo, las casas pasivas de madera, tienen además la particularidad de estar hechas con uno de los materiales actualmente más sostenibles, la madera: material ecológico, sostenible y natural, con lo que estamos luchando contra el cambio climático.

Y nos queda el segundo concepto, la vivienda industrializada, con el que las casas pasivas son perfectamente compatibles al ser viviendas que pueden construirse en una empresa o taller y trasladarse posteriormente al terreno donde se va a instalar. Esto normalmente disminuye los costes de la obra y también sus plazos. Y al no requerir las viviendas pasivas industrializadas de un estándar en cuanto a su diseño y estética, es el cliente el que define sus características en función de sus intereses.

En Maderas Ansorena disponemos del Certificado Passive House Tradesperson para ayudarte en la construcción de tu vivienda sostenible y ecológica, además de otros Certificados que puedes consultar en el siguiente enlace, y que hacen de nuestra empresa un ejemplo de rigurosidad, eficiencia, sostenibilidad y, por supuesto, calidad.
(Fuente: Maderea)

A continuación, un video de las casas pasivas explicado en 90 segundos (en inglés)

construcción en madera

¿Pensamos en rascacielos de madera?

Lo que a priori pensaríamos que no es posible, conveniente, seguro, … en realidad ya se hace. Los rascacielos de madera con una estructura completa de madera ya son una realidad. En la localidad noruega de Brumunddal se ha construido el edificio de 18 alturas Mjøstårnet, el edificio de madera más alto del mundo con 85,4 m. Y por todo el mundo hay proyectos de edificios de altura construidos con madera, como el innovador y espectacular W350 de Tokio.

Ante estos ejemplos, surge la pregunta de porqué no se ha hecho antes, y para dar respuesta es necesario analizar varios factores. El primero de ellos es el fuego, un factor difícil de combatir en la mente de los técnicos, pero gracias precisamente a la técnica, hoy en día se dispone de materiales derivados de la madera que atesoran una buena resistencia al fuego.

El segundo factor a tener en cuenta es la legislación. La madera ha gozado siempre de una fama de material débil, y no adecuado para soportar grandes cargas, y por ello las diferentes legislaciones han sido siempre más severas con la madera frente a otros materiales.

El sector de la madera es, como otros, un sector de innovación constante, y donde ha sido posible desarrollar materiales más resistentes frente al fuego y las altas cargas. Uno de ellos es la madera contralaminada que permite reducir el peso de un rascacielos entre un 30 y un 40%. Al llevar además adhesivos resistentes al fuego entre las diferentes capas de madera, lo convierten en un material resistente a las altas temperaturas superior al acero.

Por último, un ejemplo más de un rascacielos construido con madera el HoHo de Viena.