Viga de pino laminado

Vigas laminadas de madera. Características y usos

Para realizar las vigas laminadas se utilizan no menos de cuatro láminas de madera, que van encoladas en secciones horizontales, y cuya veta se coloca en sentido longitudinal. Las láminas de madera que componen las vigas están compuestas de dos o más láminas paralelas al eje. El proceso de encolado es por uniones dentadas y los espesores utilizados van de 6 a 45 mm.

En cuando a las especies de madera más utilizadas para la construcción de vigas laminadas podemos encontrar el abeto y el pino, y en segundo lugar estarían el eucalipto, el roble y el castaño, y en último lugar la madera de iroko, haya y fresno.

Existe una norma que clasifica las láminas de madera utilizadas, la Norma UNE-EN 14081-1. Además la variación en cuanto al contenido de humedad de estas láminas no debe ser superior al 5% por cada pieza.

Para la construcción de las vigas laminadas se emplea un proceso que incluye varias fases.

  • Secado. Proceso muy importante para evitar que la madera genere grietas que afecten a la estabilidad de la estructura.
  • Selección de la madera. Es necesario descartar las tablas con defectos.
  • Cepillado.
  • Encolado.
  • Prensado.
  • Cepillado final.
  • Lijado.

Entre las características más importantes están la de las prestaciones que ofrecen frente a otros materiales de construcción:

  • Gran estabilidad dimensional (no se expande ni se contrae con los cambios de temperatura)
  • Gran resistencia.
  • Construcción de estructuras rectas y curvas.
  • Alta capacidad de carga, su reducido peso frente a materiales como el acero.
  • Al ser la madera un material natural y renovable, tiene muy bajo impacto ambiental.
  • Es resistente al fuego.

Las vigas de madera maciza comportaban unos límites dimensionales que se han superado con las vigas laminadas de madera, pudiendo encontrar hoy en día grandes estructuras de madera tanto rectas como curvas. Los usos de las vigas laminadas son muy variados. Se pueden construir estructuras pequeñas y medianas como porches o casas, o grandes construcciones como complejos deportivos, iglesias, etc.