construcción pasiva

¿Por qué apostar por construcciones pasivas?

Cada vez son más las personas que apuestan por un estilo de vida sostenible, no solo en alimentación, forma de vida… si no que también buscan viviendas que sigan estas premisas. En los últimos años se han sentado las bases del consumo energético y la sostenibilidad en las construcciones. ¿Imaginas poder vivir en una casa que cuente con certificación energética gracias a la calidad del aire interior y el consumo energético bajo? Seguro que si, por eso hoy vamos a conocer por qué a día de hoy, es muy interesante apostar por construcciones pasivas.

¿Qué es una construcción pasiva?

por que elegir casas pasivas

Una construcción pasiva, término traducido del alemán Passivhaus o del inglés passive house son casas o edificios construidos según unos estándares específicos. El término se originó a partir de una conversación en mayo de 1988 entre los profesores Bo Adamson de la Universidad de Lund, en Suecia y Wolfgang Feist, del Instituto de Vivienda y Medio Ambiente de Alemania.

Son edificaciones, cuyo fin es conseguir que el consumo energético se reduzca entre un 70 y 75%, comparado con las construcciones convencionales.

Existe una certificación Passivhaus, un documento que reconoce con carácter oficial que las casas son merecedoras de ser consideras sostenibles. Es un estándar de certificación energética voluntaria para edificios tanto de obra nueva como de rehabilitación, en cualquier clima, que busca un máximo confort para los usuarios, una buena calidad del aire interior y un consumo energético muy bajo.

¿Qué principios debe seguir una construcción pasiva?

Existen 5 principios básicos en las construcciones pasivas y te los contamos a continuación:

  1. El aislamiento térmico. Se trata de conseguir que la envolvente de la edificación aísle el interior del edificio, para lo cual las paredes exteriores, la cubierta y la solera deben tener una transmitancia térmica muy baja, que se consigue mediante el empleo de materiales específicos, como la madera.
  2. Ventanas y puertas de altas prestaciones. Las propiedades de las ventanas cumplen un papel muy importante a la hora de transmitir el calor y dejar pasar el aire, para ello se emplean materiales y diseños especiales, con doble o triple vidrio y carpintería preferiblemente de madera, con cámaras de gas inerte en el interior. En función del clima y el factor solar de la región, se eligen vidrios de diferentes características.
  3. Ausencia de puentes térmicos. Los puentes térmicos son aquellos lugares de la envolvente de la construcción, donde, debido a una unión entre diferentes elementos de distintos materiales o el encuentro de diferentes planos constructivos, las características aislantes de la envolvente se debilitan y pierde sus propiedades. Un correcto planteamiento de los edificios y casas construidos bajo los estándares de Passivhaus permite eliminar los puentes térmicos y así, eliminar las pérdidas de energía.
  4. Ventilación mecánica con recuperación de calor. Mediante este requisito se garantiza la calidad del aire interior de la construcción. La función primordial de esta ventilación es conseguir una renovación del aire cercana al 30% del volumen de los espacios interiores, de manera que se asegure la calidad higiénica de los mismos y se garantice la extracción de agentes que pueden ser nocivos para el cuerpo humano o el edificio como el CO2, el radón, vapor de agua, componentes orgánicos volátiles y olores originados por la actividad humana.
  5. Estanqueidad del aire. De la misma manera que hacen los demás requisitos, la estanqueidad busca aumentar la eficiencia energética, minimizando las infiltraciones de aire no deseadas, desde el interior al exterior y a la inversa, y los cambios de temperatura que esto pueda originar. Además, previene problemas de humedad, mejora el aislamiento acústico, el confort interior y crea un ambiente saludable.

¿Por qué elegir construcciones pasivas?

Podemos afirmar que las passivhaus no son una moda, han venido para quedarse y su demanda crece cada día. No solo resulta interesante por su faceta de sostenibilidad, de cara al reto global de la reducción de consumo energético, sino que permite a los propietarios o inquilinos de este tipo de edificaciones un importante ahorro económico en sus facturas mensuales de la luz. Este último punto resulta en la actualidad especialmente interesante, debido a la entrada en vigor el 1 de junio de la nueva tarifa de la luz, impulsada desde el Ministerio de Transición Ecológica, que según los expertos supone que el usuario medio verá incrementada su factura de forma general.

En Maderas Ansorena disponemos de una gama de aislantes naturales de calidad, certificadas por Steico, que están indicados para ser utilizados en cubiertas, muros, forjados y construcciones de bajo consumo energético o construcciones pasivas. Si tienes alguna duda puede consultar con nosotros, pinchando aquí, estaremos encantados de poder ayudarte