construcción con madera

Edificio saludable según Harvard

Harvard T.H. Chan School of Public Health, es la denominación que la prestigiosa Universidad de Harvard otorga a su Escuela de Salud Pública, y que en esta ocasión se ha encargado de hacernos más sencilla la tarea de comprender qué es un edificio saludable.

Con el objetivo de construir comunidades más saludables en todo el mundo, la síntesis de 30 años de ciencia aplicada a la salud pública nos ayuda a identificar las características de un edificio saludable. Todo ello dentro del programa Edificios Saludables del Centro de Clima, Salud y Medio Ambiente Global de Harvard (C-Change).

9 son los factores que han conseguido identificar a la hora de calificar a un edificio como saludable. Analizando los “Buildingomics”, o dicho de otro modo, los factores que influyen en la salud, el bienestar y la productividad de las personas que habitan o trabajan en un edificio. Además, desde Harvard proponen recomendaciones para cada factor, como la evaluación periódica de cada uno para mejorar las necesidades de cada habitante.

  • Ventilación
    Es necesaria una correcta ventilación para el control de olores, productos químicos, dióxido de carbono y otros, con el objetivo de mejorar la calidad del aire interior.
  • Calidad del aire
    Comprobar que no existen en el edificio materiales contaminantes como el plomo, el PCB y los asbestos, además de elegir tanto para la construcción como el mobiliario materiales de baja emisión de compuestos volátiles y semivolátiles orgánicos. También los niveles de humedad debe mantenerse en niveles de entre 30-60% para reducir los problemas con los olores.
  • Calidad del agua
    Si es necesario, instalar un sistema de depuración de aguas para eliminar contaminantes. Y evaluar la calidad del agua.
  • Confort Térmico
    Existen unos estándares mínimos en el confort térmico tanto de la temperatura como de la humedad.
  • Polvo y plagas
    Evitar en los posible la acumulación de polvo eligiendo los materiales adecuados, limitando el uso de productos químicos y pesticidas en la limpieza de los espacios.
  • Iluminación y vistas
    La iluminación debe ser adecuada, utilizando la natural durante las horas diurnas, y prestando atención al confort visual. Si es posible, utilizar la biofilia introduciendo vegetación y diseños inspirados en la naturaleza en los interiores.
  • Ruido
    Asegurar una protección contra los ruidos exteriores y controlar las fuentes de emisión de ruidos interiores.
  • Humedad
    En la construcción y tras ella, evitar la formación de humedades.
  • Seguridad y salud
    Es necesario cumplir unas condiciones mínimas de seguridad, como pueden ser incendios, contaminación del aire, iluminación, etc.

No tan ambicioso como el Well Building Standard, este es un estudio que contribuye a realizar edificios cada vez más saludables.

Fuente: Ecoesmás