En esta categoría conoceremos las características, usos y propiedades de diferentes especies de madera, como: madera de roble blanco, madera de roble rojo, madera de castaño, madera de alerce, madera de pino, madera de abeto, madera de acacia y de los diferentes tratamientos protectores de madera.

madera de alerce

Características y usos de la Madera de Alerce

De nombre científico madera de Lárice (Larix Decidua), la madera de alerce ofrece una serie de características muy tenidas en los últimos tiempos tanto en la construcción como en otros usos muy variados. En España podemos encontrarla en algunas explotaciones de las regiones del norte, pero sobre todo en Centro Europa y Rusia.

Similar al pino, destaca por su albura blanca, duramen rojo oscuro, fibras apretadas, impermeabilidad y también por la facilidad a la hendidura. Todo ello la hacen ser una madera de buena calidad y resistente tanto a la humedad, al agua, los hongos, y en general a climas con condiciones adversas y frío.

Flexible en anchos reducidos, su dureza es destacable. Es una madera que contiene un 12% de humedad con densidad variable de 450 kg/m3 a 700 kg/m3, y por lo tanto se considera una madera semipesada; con dureza de 2.7 es una madera blanda; y con un coeficiente de concentración volumétrico de 0,5% se categoriza como nerviosa.

En cuanto al trabajo con la madera, admite bien tanto la mano como la maquinaria, aunque debido a las resinas contenidas el trabajo se puede ver entorpecido. Al tacto es algo grasienta.

Sobre los usos que se le da a la madera de alerce, tanto la construcción de viviendas como la de vigas laminadas está muy extendido, también los paneles contralaminados, puertas y ventanas para carpintería, y también se utiliza en la construcción de embarcaciones. Suelos de parquet y de madera maciza son otra de las aplicaciones, y ya en el entorno urbano, destaca por su uso en el mobiliario urbano, los paneles decorativos, así como vallas, cercados y postes.

En último lugar, la resina obtenida de la madera de alerce se utiliza en la fabricación de barnices, pigmentos y productos farmacéuticos.

Fuente: Maderea

fachadas de madera

Características de la madera: Durabilidad natural e impregnabilidad

La impregnabilidad es la capacidad de las distintas especies de madera en permitir la entrada en su interior de sustancias. Esta característica está muy ligada a la durabilidad natural, que asegura la permanencia de la madera en buen estado de servicio.

Hasta hace no mucho en carpintería se utilizaban piezas de madera de duramen debido a su resistencia a los agentes que la degradan. También se utilizaba el secado durante uno o dos años en lugares secos, protegidos y ventilados antes de mecanizarlas. Esto permitió a los carpinteros, con una adecuada puesta en obra, crear obras que han resistido de manera efectiva el paso de los siglos. Obras realizadas por todo el mundo, en muy diferentes condiciones climáticas.

La investigación y aplicación de métodos novedosos para la protección de la madera, la durabilidad ha pasado a no ser un factor tan importante. Con tecnología, ese proceso de curado se realiza hoy en día en cámaras que permiten utilizar la madera de albura sin problemas con la adecuada protección.

DURABILIDAD NATURAL DE LA MADERA

La resistencia intrínseca de la madera, o la de una determinada especie, a los agentes degradadores (hongos, insectos, xilófagos) es lo que se conoce como durabilidad natural.

La UNE-EN 350 es la norma referente que define los ensayos que se deben realizar y las clasificaciones de la madera de acuerdo a su durabilidad e impregnabilidad: “Durabilidad de la madera y de los productos derivados de la madera. Ensayos y clasificación de la resistencia a los agentes biológicos de la madera y de los productos derivados de la madera”.

IMPREGNABILIDAD DE LA MADERA

La capacidad que ofrece una especie de madera para que una sustancia (hablamos de sustancia protectora) entre en su interior es lo que se conoce como impregnabilidad.

El vehículo normalmente utilizado para la difusión del líquido o sustancia protector por el interior de la madera es el agua que contiene ésta. La cantidad de esta sustancia que entra en la madera está relacionada con su estructura anatómica, el número de células que contiene por unidad de volumen. La madera de albura impregna mejor que la madera de duramen. Sin embargo hay especies en las que impregnar la madera de albura es muy difícil. Por regla general, las especies con menor durabilidad natural presentan mayor impregnación.

En la práctica, las clasificaciones de durabilidad natural y la impregnabilidad tienen en cuenta si es madera de albura o duramen. Aunque es necesario destacar que algunas especies no permiten distinguir fácilmente la albura del duramen.

Por todo ello es básico conocer la durabilidad natural de la madera de albura y la impregnabilidad de la de duramen. También es necesario conocer el destino de la madera y el nivel de exposición que va a tener, y a continuación consultar las tablas de durabilidad natural e impregnabilidad.

Fuente: Maderea

suelo de madera

Madera de roble europeo: tipos y características

Utilizamos el término madera de roble europeo como referencia de dos especies de madera de roble. Debido a su similitud en cuanto a sus características, se usa la misma denominación para el roble común o Quercus robur, y el roble albar o Quercus Petraea.

En cuanto a los aspectos más técnicos, la madera de roble cuenta con una densidad cercana a los 710 kg/m3, y se considera una madera semipesada o pesada, de grano grueso y fibra recta. Tanto el duramen como la albura determinan su tonalidad, que puede ir del marrón amarillento a otros tonos más claros.

En toda la península ibérica existe una gran distribución de esta especie arbórea, debido entre otras razones a que es capaz de rebrotar de una cepa. Por lo tanto, su uso ha sido masivo a lo largo de la historia, tanto por su capacidad de proporcionar energía como por su fácil aprovechamiento en la realización de multitud de productos y en la construcción. Podemos también encontrar roble europeo en el resto de Europa, norte del continente africano y Asia.

Entre las características de la madera de roble europeo se encuentran varias que hacen que sea una madera muy apreciada en la industria. Su resistencia a la humedad y sus propiedades mecánicas la hacen muy recomendable para su utilización en la construcción. También es una madera muy usada en la carpintería interior, mobiliario, ebanistería, estructura interior y tonelería.

En el caso concreto de la tonelería, su uso está muy extendido debido a sus propiedades organolépticas, que permiten que la madera de roble sea ideal para la fermentación de vino y otras bebidas alcohólicas.

Se distinguen dos tipos de roble europeo principales, el roble blanco y el roble rojo.

Roble blanco

Si denominación científica es Quercus alba, y es una madera resistente a las adversidades del medio ambiente. Por ello su rentabilidad es alta, aunque al tener un alto valor de contracción su estabilidad dimensional es baja.

El duramen del roble blanco es de un color marrón claro a medio. Su albura cercana al blanco no permite siempre una buena definición contra le duramen. De grano recto y grueso, la textura es desigual, el grano final poroso en anillo consta de 2 a 4 filas de poros grandes en la madera temprana y poros pequeños en la tardía, con una disposición radial.

Roble rojo

Su denominación científica es Quercus rubra. El roble rojo europeo ofrece un color marrón de claro a mediano, dispone de un tinte rojizo y albura que va del color blanco a color marrón claro.

Para distinguir entre roble blanco y el roble rojo no es suficiente con apreciar el color. El roble rojo europeo dispone de grano recto, grueso, desigual, con poros grandes; y la diferencia con el roble blanco europeo es que el roble rojo no es tan resistente a la putrefacción y los insectos. La tendencia es a mancharse cuando entra en contacto con el agua.