madera de alerce

Características y usos de la Madera de Alerce

De nombre científico madera de Lárice (Larix Decidua), la madera de alerce ofrece una serie de características muy tenidas en los últimos tiempos tanto en la construcción como en otros usos muy variados. En España podemos encontrarla en algunas explotaciones de las regiones del norte, pero sobre todo en Centro Europa y Rusia.

Similar al pino, destaca por su albura blanca, duramen rojo oscuro, fibras apretadas, impermeabilidad y también por la facilidad a la hendidura. Todo ello la hacen ser una madera de buena calidad y resistente tanto a la humedad, al agua, los hongos, y en general a climas con condiciones adversas y frío.

Flexible en anchos reducidos, su dureza es destacable. Es una madera que contiene un 12% de humedad con densidad variable de 450 kg/m3 a 700 kg/m3, y por lo tanto se considera una madera semipesada; con dureza de 2.7 es una madera blanda; y con un coeficiente de concentración volumétrico de 0,5% se categoriza como nerviosa.

En cuanto al trabajo con la madera, admite bien tanto la mano como la maquinaria, aunque debido a las resinas contenidas el trabajo se puede ver entorpecido. Al tacto es algo grasienta.

Sobre los usos que se le da a la madera de alerce, tanto la construcción de viviendas como la de vigas laminadas está muy extendido, también los paneles contralaminados, puertas y ventanas para carpintería, y también se utiliza en la construcción de embarcaciones. Suelos de parquet y de madera maciza son otra de las aplicaciones, y ya en el entorno urbano, destaca por su uso en el mobiliario urbano, los paneles decorativos, así como vallas, cercados y postes.

En último lugar, la resina obtenida de la madera de alerce se utiliza en la fabricación de barnices, pigmentos y productos farmacéuticos.

Fuente: Maderea