Tableros de madera. Características, clases de servicio y uso.

Ante la variedad de productos disponibles en el mercado, cuando vamos a realizar una instalación de tableros de madera, es importante elegir el tipo de tablero que mejor que se adapte al proyecto en concreto, en función de las necesidades o normativa aplicable en el mismo.

Concretamente, si nos fijamos en los tableros de madera que van a tener una función estructural, lo primero que hay que conocer es las diferencias entre Clase de Servicio y Clase de Uso.

La primera se utiliza para el cálculo de estructuras y la segunda habla de la protección de la madera.

Clases de Servicio

En función del contenido de humedad de la madera, que varía en función del ambiente, se pueden distinguir tres clases. Es importante saber que la humedad contenida en la madera afecta a sus condiciones mecánicas, y a mayor humedad en el ambiente, menor resistencia mecánica.

  • Clase de servicio CS1: El equilibrio higroscópico del ambiente con la madera está en el entorno del 12% de humedad. Habitualmente en los interiores de una vivienda.
  • Clase de servicio CS2: Cuando el equilibrio higroscópico no es superior al 20% de humedad. Como por ejemplo en una estructura bajo cubierta que está expuesta al ambiente exterior.
  • Clase de servicio CS3: Si el equilibrio higroscópico del ambiente frente a la madera supera el 20% de humedad. Un ejemplo claro es debajo de un puente.

Clases de Uso

Viene definida la clase de uso por la protección que precisa la madera frente a la posible degradación de la misma por organismos xilófagos. La protección se aplica mediante un producto protege la madera o por tratamiento.

Los ambientes más húmedos son más proclives al ataque en la madera de organismos xilófagos frente a ambientes más secos, y es necesaria la aplicación de productos que aumenten su resistencia, o bien utilizar maderas que sean más resistentes, o utilizar alguna solución constructiva que minimice riesgo de sufrir ataques.

Si relacionamos las clases de servicio con las clases de uso, obtenemos 5 tipos principales de tableros de madera:

  • Tableros de madera maciza
    En función de la clase de servicio existen tres clasificaciones, SWP1, SWP2, SWP3 y la norma reguladora es la UNE-EN12775. Se fabrican con piezas de madera maciza y según sea su estructura están los alistonados, contralaminados y tricapa. Van encolados por los cantos o menos frecuentemente por las caras.
  • Tableros contrachapados
    También aquí hay tres tipos, 1 ambiente seco, 2 ambiente húmedo, 3 ambiente exterior. Se configuran con chapas del desenrollo de madera en tronco, y luego encoladas en número impar. El número impar mantiene la simetría y se encolan perpendicularmente una con la siguiente.
    La norma que regula los tableros contrachapados es la UNE-EN636
  • Tableros de virutas orientadas (OSB)
    También tres tipos diferentes en función del ambiente. Para CS1 – OSB2, para CS2 – OSB3; y OSB4 y para CS3 no hay tablero estructural OSB. La norma reguladora es la UNE-EN622-5
    Están compuestos de virutas de madera obtenidas por astillado, posteriormente orientadas y con adhesivo y prensadas.
  • Tableros de partículas
    La norma que los regula  es la UNE-EN312 y para este tipo de tableros hay 4 tipos diferentes.
    Para CS1 – P4 y P6, para CS2 – P5 y P7; y para CS3 no hay tableros estructurales de este tipo.
    Se obtienen de triturar la madera para obtener partículas que mezcladas con adhesivo forman una manta. Al aplicar presión sobre esta manta se obtiene el tablero.
  • Tableros de fibras de densidad media (MDF)
    Regulados por la norma UNE-EN622-5, en este caso existen varios tipos, aunque los más habituales son para CS1 – MDF, para CS2 – LAMDF; y para CS3 no existen.
    Se obtienen al desfibrilar la madera, con lo que se obtiene fibra que al añadir adhesivo  se apelmaza. La manta resultante se prensa hasta fraguarse.

En resumen, la realización de estos tableros persigue el objetivo de normalizar y homogeneizar la madera al trasformarla en elementos más pequeños.

Fuente: Maderea