Entradas

La madera, su utilización en la construcción es beneficiosa para nuestra salud

La mayor parte de la población vive en entornos urbanos. Esta es una tendencia que se mantienen desde hace ya mucho tiempo, y esto conlleva que cada vez más nos encontramos a mayor distancia de nuestros orígenes, la naturaleza. Y es este entorno urbano el que debido los materiales empleados en la construcción tanto de edificios como en la urbanización de las calles, sumados a las ondas electromagnéticas, además de la inevitable contaminación del aire, nos provoca afecciones tanto en el sistema respiratorio como el nervioso, amén de otras dolencias.

Otro factor que suma el vivir en entornos urbanos, es el de la velocidad. Todos vamos estrellados, con múltiples responsabilidades sobre los hombros, en muchas ocasiones con mala alimentación y una forma de vida no saludable.

Como seres humanos venimos de una vida rodeada por la naturaleza. Nuestros ancestros vivían en pequeñas construcciones, realizadas con materiales obtenidos de la naturaleza que les rodeaba, alimentándose de lo que obtenían en su entorno, y por supuesto respirando aire limpio, libre de contaminación.

Somos naturaleza y la necesidad recíproca entre ella y nosotros se mantiene. Bastaría con acercarnos al campo de vez en cuando, pero tenemos dificultades para sacar tiempo más a menudo de lo que desearíamos. Esto sería una buena solución, que podría suponer un gran beneficio para nuestro cuerpo, respirar aire limpio y eliminar el estrés urbano.

Pero también existen soluciones posibles, una de ellas es rodearnos de madera. Vivimos en edificios que nos protegen del exterior, pero muchas veces no somos conscientes de la exposición a productos contaminantes y ambiente no saludable dentro de nuestras casas. En muchas ocasiones más perjudicial que si viviéramos al aire libre.

La madera es uno de los materiales utilizados en construcción que provienen más directamente de la naturaleza, no hay que olvidar que son parte de los árboles. Existen numerosos estudios que relacionan la madera con un beneficio para la salud, tanto en el plano físico como en el psicológico. Esto es así puesto que el contacto con la naturaleza, en este caso la madera, lleva a reducir la presión sanguínea, bajar el ritmo cardíaco, disminuir la agresividad y, por contra, aumenta la concentración y la creatividad.

La madera es un material que no transmite radiación. Al ser un material poroso permite la ventilación de los espacios que habitamos, manteniendo el aire limpio. Lo hace incluso en ambientes nocivos en los que haya presencia de gas radón.

Otra particularidad es que es un material higroscópico, es decir, regula la humedad ambiental. Esto repercute directamente en beneficios para las vías respiratorias, además de reducir el riesgo de irritación de las mucosas y la presencia de gérmenes.

La baja conductividad térmica también es un factor relevante, manteniendo una determinada temperatura interior, independiente de la exterior. También apantalla los campos electromagnéticos estáticos. Al vivir rodeados de tecnología, estos campos (invisibles a la vista) nos influyen, y la madera contribuye a mitigarlos, permitiendo una mejor salud y calidad del sueño.

En último lugar, pero no por ello menos importante, es el factor estético. Ofrece una amplia variedad de texturas, colores, dibujos… y siempre que vemos algo hecho con madera, la tendencia es a alargar la mano y tocarla, su calidez y textura “absorben” automáticamente parte de nuestra carga negativa.

Por todo ello, la madera supone un beneficio directo para la salud tanto física como emocional de las personas. Estudios que lo demuestran hay muchos, pero destacable es el estudio realizado por la Universidad de Columbia Británica y FPInnovations en el que la existencia de una relación entre la presencia de madera en el entorno y la salud humana queda demostrada.

Características de la tarima de madera de roble europeo

El roble europeo es una especie de árbol que crece en climas atlánticos, donde impera la humedad y no existe la sequía estival. Su crecimiento es lento y puede vivir hasta los 900 años, aunque frene su crecimiento a los 200. De altura aproximada de 40 m., en  España se localiza principalmente en la Cornisa Cantábrica, Navarra y en las sierras del centro de la península.

A continuación vamos a ver sus principales características que explican el por qué de su idoneidad para los suelos de las viviendas.

  • Una de las principales es su dureza. Esta propiedad la convierte en una madera muy resistente y le aporta durabilidad a los suelos realizados con esta madera. Por lo tanto permite que no necesite reparaciones durante mucho tiempo.
  • En caso de necesidad, su reparación es sencilla. Tanto repararla como cambiarla es un proceso que no presenta complejidad.
  • Al tener un grado de humedad en torno al 12% y un coeficiente de contracción sobre el 0,43%, se puede decir que la madera de roble europeo es muy estable. Esto hace que no tenga apenas contracción y que, una vez fijada al suelo, no tienda a crujir, deformarse o moverse. Si en la instalación dejamos unas pequeñas ranuras que permitan esa mínima contracción o expansión, tenemos suelo de madera para tiempo.
  • Sobre la humedad, la tarima de madera de roble absorbe o expulsa la humedad ambiental y se convierte en un higrómetro natural efectivo.
  • Por todo lo comentado anteriormente, el mantenimiento de un suelo de madera de roble europeo es casi nulo.
  • Otra característica de las tarimas de roble europeo es que se convierten en un aislante acústico que protege a los habitantes de la vivienda de los ruidos exteriores.
  • Y siguiendo con el efecto aislante, la eficacia como aislante térmico no es desdeñable, y el ahorro en la factura de la calefacción se reduce al utilizar este tipo de madera para los suelos. Y ya que estamos en tiempos en que las medidas para la lucha contra el cambio climático están a la orden del día, con el ahorro energético en calefacción contribuiremos a la menor emisión de gases contaminantes.
  • Por último, y no por ello menos importante, está la resistencia de la tarima de roble europeo frente a hongos y termitas. Y un reflejo de esta resistencia está en el uso que se ha hecho históricamente de esta madera en la construcción de barcos.

En Maderas Ansorena somos especialistas en Tarima de Roble, tanto blanco, rojo como antiguo. Pulsa sobre las siguientes imágenes para acceder a la ficha de producto de nuestras tarimas.

 

Passive House o casas pasivas de madera. Sostenibilidad y ecologismo en las viviendas industrializadas.

Existen en la actualidad dos conceptos novedosos en la edificación de viviendas: vivienda ecológica y vivienda industrializada. Y las Passive House o Casas pasivas de madera dan respuesta a los dos, aunando tanto la eficiencia energética y el respeto al medio ambiente como la estabilidad y el confort que se espera de un edificio bien construido.

El primero de los dos conceptos, el de vivienda ecológica, se refiere al aprovechamiento de los recursos naturales obtenidos en el medio donde está instalada. Es decir, la luz del sol y la utilización de materiales sostenibles y naturales. Podemos encontrar en la Wikipedia esta definición de Casa pasiva: “Una casa pasiva o casa solar pasiva o hábitat pasivo, es un tipo de construcción o de casa en la que se utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática combinados con una eficiencia energética muy superior a la construcción tradicional.”

Por lo tanto, el concepto de casa pasiva atiende a una vivienda construida de manera que la utilización de energía para la refrigeración y el calentamiento de la misma es mínimo ya que utiliza sistemas controlados de ventilación y un aprovechamiento eficiente de la luz solar.

Si hablamos de cifras, el ahorro energético respecto al gasto en calefacción y refrigeración en una vivienda tradicional puede llegar al 90%, siendo cercano al 75% en las nuevas construcciones. Esta reducción del gasto también implica un menor impacto en el medio ambiente al necesitar menor producción de recursos, así como un ahorro de tipo económico al pagar mucho menos por el mismo resultado.

El sujeto principal de este artículo, las casas pasivas de madera, tienen además la particularidad de estar hechas con uno de los materiales actualmente más sostenibles, la madera: material ecológico, sostenible y natural, con lo que estamos luchando contra el cambio climático.

Y nos queda el segundo concepto, la vivienda industrializada, con el que las casas pasivas son perfectamente compatibles al ser viviendas que pueden construirse en una empresa o taller y trasladarse posteriormente al terreno donde se va a instalar. Esto normalmente disminuye los costes de la obra y también sus plazos. Y al no requerir las viviendas pasivas industrializadas de un estándar en cuanto a su diseño y estética, es el cliente el que define sus características en función de sus intereses.

En Maderas Ansorena disponemos del Certificado Passive House Tradesperson para ayudarte en la construcción de tu vivienda sostenible y ecológica, además de otros Certificados que puedes consultar en el siguiente enlace, y que hacen de nuestra empresa un ejemplo de rigurosidad, eficiencia, sostenibilidad y, por supuesto, calidad.
(Fuente: Maderea)

A continuación, un video de las casas pasivas explicado en 90 segundos (en inglés)