¿Pensamos en rascacielos de madera?

Lo que a priori pensaríamos que no es posible, conveniente, seguro, … en realidad ya se hace. Los rascacielos de madera con una estructura completa de madera ya son una realidad. En la localidad noruega de Brumunddal se ha construido el edificio de 18 alturas Mjøstårnet, el edificio de madera más alto del mundo con 85,4 m. Y por todo el mundo hay proyectos de edificios de altura construidos con madera, como el innovador y espectacular W350 de Tokio.

Ante estos ejemplos, surge la pregunta de porqué no se ha hecho antes, y para dar respuesta es necesario analizar varios factores. El primero de ellos es el fuego, un factor difícil de combatir en la mente de los técnicos, pero gracias precisamente a la técnica, hoy en día se dispone de materiales derivados de la madera que atesoran una buena resistencia al fuego.

El segundo factor a tener en cuenta es la legislación. La madera ha gozado siempre de una fama de material débil, y no adecuado para soportar grandes cargas, y por ello las diferentes legislaciones han sido siempre más severas con la madera frente a otros materiales.

El sector de la madera es, como otros, un sector de innovación constante, y donde ha sido posible desarrollar materiales más resistentes frente al fuego y las altas cargas. Uno de ellos es la madera contralaminada que permite reducir el peso de un rascacielos entre un 30 y un 40%. Al llevar además adhesivos resistentes al fuego entre las diferentes capas de madera, lo convierten en un material resistente a las altas temperaturas superior al acero.

Por último, un ejemplo más de un rascacielos construido con madera el HoHo de Viena.