Fibra de madera, un aislante natural

La utilización de aislantes térmicos para actuar como barrera entre el exterior y el interior de una vivienda o edificio viene de muy lejos. Tanto el frío del invierno como el calor del verano han sido poderosos retos para el desarrollo de tecnologías de aislamiento desde los albores de la civilización. Así, en los últimos tiempos la eficiencia energética en la construcción de edificios ha sido un objetivo para los arquitectos y los particulares. También la búsqueda de aislantes térmicos no dañinos con la salud y el medio ambiente, además de la reducción en el consumo energético.

La instalación de aislantes térmicos ha estado en muchas ocasiones, y a lo largo de los tiempos, condicionada por razones económicas y escaso conocimiento, lo que ha derivado en la utilización de materiales sintéticos, materiales poco recomendables si los observamos desde un punto de vista de sostenibilidad o criterios saludables. Hoy en día la variedad de los aislantes naturales permite elegir entre lana de oveja, celulosa o corcho, o nuestra opción favorita, el aislante de fibra de madera.

Realizado a base de fibras de madera natural procedentes de triturar residuos obtenidos de la industria maderera. A estos residuos se les añaden sales de boro para mejorar su resistencia al fuego, luego pasan a ser aglomerados con agua para prensarlos en último lugar.

Las características de los aislantes naturales de madera les aportan las siguientes ventajas constructivas:

  • Regulan la humedad en el ambiente. Al ser un material poroso, su propiedad natural hace que absorba o expulse el agua al ambiente donde está instalado.
  • Al retener el calor durante el día y expulsarlo por la noche permite que las oscilaciones de la temperatura ambiente sean más suaves y progresivas.
  • Es el aislante con mayor inercia térmica, ideal para climas cálidos. Para los climas fríos están también recomendados por su baja conductividad térmica.
  • Su precio también es algo a tener en cuenta ya que es más barato que otros aislantes naturales.
  • La instalación rápida y precisa hace que este material sea de fácil colocación ya que se maneja fácilmente y permite realizar cortes en la propia localización de la instalación.
  • El factor de aislamiento acústico es también algo a tener en cuenta ya que este es un buen material para conseguir una reducción acústica en el ambiente.
  • Fachadas ventiladas, bajo teja, en suelos o para tabicar, la variedad en las posibilidades de aplicación hace de la fibra de madera un aislante muy versátil.

También son destacables las ventajas ambientales:

  • Al producirse a partir de restos de la industria, la fibra de madera natural es un producto altamente sostenible.
  • Se puede reciclar, al final de su vida útil se pede utilizar como combustible natural.
  • La huella de carbono también es una ventaja apreciable ya que es menor a la de los productos obtenidos del petróleo, la energía consumida en su fabricación es mucho menor que la de éstos.
  • Al ser un material natural no es tóxico ni irritante.

Solo hay un par de detalles que debemos destacar en cuanto a sus desventajas:

  • El espesor necesario es algo mayor que el de los derivados de poliuretano, y algo más caro que éstos.
  • Hay que asegurarse de la procedencia y fabricación de la fibra de madera natural que vayamos a utilizar, deben ser de maderas de reforestación y libres de colas o aditivos tóxicos. Presta especial atención a los certificados ambientales de los fabricantes.

Desde Maderas Ansorena recomendamos los aislantes de fibra de madera de nuestra marca Bioklima Nature, distribuidora oficial de todo el catálogo en aislantes de fibra de madera del fabricante líder en Europa Steico.

Consulta el catálogo completo en bioklimanature.com

Fuente: Ecoesmas
Fotografía: Schneider

¿Es la madera el material más ecológico que existe?

Sin duda, es biodegradable, natural, no es tóxico y se extrae con criterios de sostenibilidad. Quien piensa en entornos naturales, y en realizar alguna acción constructiva, piensa en madera ya que no genera impacto en el paisaje, no daña el entorno y perdura en el tiempo. Una madera bien tratada y en condiciones adecuadas es capaz de durar miles de años.

Y además, en contra de la idea de que utilizar madera genera deforestación, todo lo contrario. La selvicultura ha venido para quedarse, y gracias a la gestión sostenible de los bosques, el futuro está asegurado. Es maravilloso contemplar como los bosques europeos están creciendo.

Para entenderlo mejor, te invitamos a ver este video de AEIM, la Asociación Española del Comercio e Industria de la Madera.

Tableros de madera. Características, clases de servicio y uso.

Ante la variedad de productos disponibles en el mercado, cuando vamos a realizar una instalación de tableros de madera, es importante elegir el tipo de tablero que mejor que se adapte al proyecto en concreto, en función de las necesidades o normativa aplicable en el mismo.

Concretamente, si nos fijamos en los tableros de madera que van a tener una función estructural, lo primero que hay que conocer es las diferencias entre Clase de Servicio y Clase de Uso.

La primera se utiliza para el cálculo de estructuras y la segunda habla de la protección de la madera.

Clases de Servicio

En función del contenido de humedad de la madera, que varía en función del ambiente, se pueden distinguir tres clases. Es importante saber que la humedad contenida en la madera afecta a sus condiciones mecánicas, y a mayor humedad en el ambiente, menor resistencia mecánica.

  • Clase de servicio CS1: El equilibrio higroscópico del ambiente con la madera está en el entorno del 12% de humedad. Habitualmente en los interiores de una vivienda.
  • Clase de servicio CS2: Cuando el equilibrio higroscópico no es superior al 20% de humedad. Como por ejemplo en una estructura bajo cubierta que está expuesta al ambiente exterior.
  • Clase de servicio CS3: Si el equilibrio higroscópico del ambiente frente a la madera supera el 20% de humedad. Un ejemplo claro es debajo de un puente.

Clases de Uso

Viene definida la clase de uso por la protección que precisa la madera frente a la posible degradación de la misma por organismos xilófagos. La protección se aplica mediante un producto protege la madera o por tratamiento.

Los ambientes más húmedos son más proclives al ataque en la madera de organismos xilófagos frente a ambientes más secos, y es necesaria la aplicación de productos que aumenten su resistencia, o bien utilizar maderas que sean más resistentes, o utilizar alguna solución constructiva que minimice riesgo de sufrir ataques.

Si relacionamos las clases de servicio con las clases de uso, obtenemos 5 tipos principales de tableros de madera:

  • Tableros de madera maciza
    En función de la clase de servicio existen tres clasificaciones, SWP1, SWP2, SWP3 y la norma reguladora es la UNE-EN12775. Se fabrican con piezas de madera maciza y según sea su estructura están los alistonados, contralaminados y tricapa. Van encolados por los cantos o menos frecuentemente por las caras.
  • Tableros contrachapados
    También aquí hay tres tipos, 1 ambiente seco, 2 ambiente húmedo, 3 ambiente exterior. Se configuran con chapas del desenrollo de madera en tronco, y luego encoladas en número impar. El número impar mantiene la simetría y se encolan perpendicularmente una con la siguiente.
    La norma que regula los tableros contrachapados es la UNE-EN636
  • Tableros de virutas orientadas (OSB)
    También tres tipos diferentes en función del ambiente. Para CS1 – OSB2, para CS2 – OSB3; y OSB4 y para CS3 no hay tablero estructural OSB. La norma reguladora es la UNE-EN622-5
    Están compuestos de virutas de madera obtenidas por astillado, posteriormente orientadas y con adhesivo y prensadas.
  • Tableros de partículas
    La norma que los regula  es la UNE-EN312 y para este tipo de tableros hay 4 tipos diferentes.
    Para CS1 – P4 y P6, para CS2 – P5 y P7; y para CS3 no hay tableros estructurales de este tipo.
    Se obtienen de triturar la madera para obtener partículas que mezcladas con adhesivo forman una manta. Al aplicar presión sobre esta manta se obtiene el tablero.
  • Tableros de fibras de densidad media (MDF)
    Regulados por la norma UNE-EN622-5, en este caso existen varios tipos, aunque los más habituales son para CS1 – MDF, para CS2 – LAMDF; y para CS3 no existen.
    Se obtienen al desfibrilar la madera, con lo que se obtiene fibra que al añadir adhesivo  se apelmaza. La manta resultante se prensa hasta fraguarse.

En resumen, la realización de estos tableros persigue el objetivo de normalizar y homogeneizar la madera al trasformarla en elementos más pequeños.

Fuente: Maderea

¿Pensamos en rascacielos de madera?

Lo que a priori pensaríamos que no es posible, conveniente, seguro, … en realidad ya se hace. Los rascacielos de madera con una estructura completa de madera ya son una realidad. En la localidad noruega de Brumunddal se ha construido el edificio de 18 alturas Mjøstårnet, el edificio de madera más alto del mundo con 85,4 m. Y por todo el mundo hay proyectos de edificios de altura construidos con madera, como el innovador y espectacular W350 de Tokio.

Ante estos ejemplos, surge la pregunta de porqué no se ha hecho antes, y para dar respuesta es necesario analizar varios factores. El primero de ellos es el fuego, un factor difícil de combatir en la mente de los técnicos, pero gracias precisamente a la técnica, hoy en día se dispone de materiales derivados de la madera que atesoran una buena resistencia al fuego.

El segundo factor a tener en cuenta es la legislación. La madera ha gozado siempre de una fama de material débil, y no adecuado para soportar grandes cargas, y por ello las diferentes legislaciones han sido siempre más severas con la madera frente a otros materiales.

El sector de la madera es, como otros, un sector de innovación constante, y donde ha sido posible desarrollar materiales más resistentes frente al fuego y las altas cargas. Uno de ellos es la madera contralaminada que permite reducir el peso de un rascacielos entre un 30 y un 40%. Al llevar además adhesivos resistentes al fuego entre las diferentes capas de madera, lo convierten en un material resistente a las altas temperaturas superior al acero.

Por último, un ejemplo más de un rascacielos construido con madera el HoHo de Viena.

1er Fórum Internacional de Construcción con Madera.

Maderas Ansorena y Bioklima Nature en el 1er Fórum Internacional de Construcción con Madera. Es la primera vez que se celebra en España. Steico participa como Premium Partner los días 23 y 24 de mayo en el Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra Baluarte, en horario de 15:00 a 21:00 h. ahí estaremos para atenderte y resolver todas tus dudas. 
http://bit.ly/2WfPDNI
http://www.bioklimanature.com/

Bioklima Nature en Construmat, Barcelona

Bioklima Nature en la Feria Construmat, Barcelona. Hemos visitado en Barcelona a nuestros proveedores principales de aislantes naturales de fibra de madera, Steico; y productos de corcho, Amorim. Gracias a los dos por la atención prestada.Si quieres conocer más acerca de estos productos: http://www.bioklimanature.com/

Productos de madera con marcado CE

Existen ciertos productos de madera para los que el marcado CE es obligatorio. Dentro del conjunto de Directivas que obligan al marcado CE está la Directiva 89/106/CEE de Productos de Construcción (Directiva modificada por la 93/68/CEE).

Aun cuando pudiera verse como un problema debido a su obligatoriedad y al conocimiento de los requisitos y su aplicación, el marcado CE permite ganar en competitividad según lo ven muchos profesionales del sector. Además de demostrar que en cuanto a seguridad y calidad, la madera está a la altura de cualquier otro material.

Aplicado a los productos para la construcción, siendo éstos los productos incorporados de forma permanente a una construcción, el marcado CE se incorpora por lo tanto a todos los productos de madera que van a permanecer en forma de vigas, ventanas, puertas, etc. No es obligatorio aplicarlo sin embargo a otros productos de madera como embalajes, palets, mobiliario, tablones para encofrados, es decir, productos de madera que no permanecen en la construcción.

Para su adaptación existen normas, y su cumplimiento evalúa los requisitos necesarios en cuanto a seguridad, responsabilidad y claridad en la información, para los productos de madera.

Siendo su objetivo principal la seguridad, el marcado CE define valores mínimos y sus propiedades. Es por lo tanto necesario que el fabricante de este tipo de productos declare y demuestre estos valores y propiedades,

Los productos de madera que disponen de otras certificaciones de calidad, no están exentos de cumplir con el marcado CE.

Para la madera estructural, el marcado CE establece, de acuerdo con la normativa europea y el Reglamento de Productos de la Construcción, que debe someterse a unos procesos de caracterización concretos. Con ello cumple la norma UNE EN 14081-1. Cada pieza de madera estructural lleva asociadas unas propiedades de resistencia y rigidez y su obligatoriedad conlleva que estos productos cumplen por lo tanto con el Código Técnico de la Edificación en el documento de Seguridad Estructural «Madera» (DB-SEM).

Productos a los que ha de aplicarse el marcado CE: Productos de madera que se incorporan de manera permanente a las obras de construcción.

Existen unos requisitos esenciales mínimos definidos por el marcado CE y que afectan a:

  • Resistencia mecánica y estabilidad
  • Seguridad de utilización
  • Higiene, salud y medio ambiente
  • Seguridad en caso de incendio
  • Ahorro de energía y aislamiento térmico
  • Protección contra el ruido

Fuente: Maderea

Stock de Aislantes de fibra de madera Steico

Disponemos de Stock para la instalación de aislante de fibra de madera aislante de nuestra empresa Bioklima Nature de la marca Steico. Reduce esperas, llévatelo puesto y comienza con el aislamiento de tu vivienda cuando quieras.

Construir con madera: mitos y verdades

Por su versatilidad y facilidad de manipulación, la madera ha sido desde el principio de los tiempos un material fundamental para la construcción. Pero, a pesar de esta amplísima utilización en la realización de estructuras, viviendas y edificios, persisten ideas y tópicos equivocados acerca de la madera.

En primer lugar hablamos de la durabilidad de este material. Llevamos siglos utilizando la madera en la construcción de estructuras, y cualquier problema en cuanto a su degradación está actualmente solventado. Con madera seca y ventilada, además de su alta durabilidad natural, el momento en que se comiencen a notar mínimos efectos de degradación será muy tardío. Asimismo, los avances tecnológicos también llegan al sector de la madera y actualmente se dispone de avanzadas soluciones químicas para la protección de la madera y que contribuyen a aumentar la durabilidad de forma exponencial.

Otro factor controvertido es su estabilidad dimensional. La madera es un material de naturaleza higroscópica, esto quiere decir que reacciona a los cambios en la humedad ambiente, y esto puede provocar variaciones en su volumen, tanto en la anchura como en el espesor. Aunque esta descripción podría indicar riesgos, esto no supone, ni ha supuesto, un problema en su utilización a lo largo de la historia.

Para no tener problemas con la humedad basta con usar madera trasformada como son los tableros, la madera contraminada o laminada, es decir, madera con mayor estabilidad dimensional. Es también necesario utilizar madera con un grado de humedad apropiado y por supuesto contar con soluciones de construcción que tengan en cuenta el movimiento de la madera teniendo en cuenta la climatología donde va a ir, y que la ventilación de la estructura sea adecuada. Por ello, la madera tiene una alta estabilidad dimensional.

La modernidad. Está extendida una idea de que la madera, debido a su larga tradición de uso en las construcciones es un material antiguo y es perfecto para construir viviendas con estilo tradicional. Nada más lejos de la realidad, la adaptación de las empresas de producción de madera, y el uso de la misma por parte de los arquitectos, colocan a la madera a la vanguardia en la construcción sostenible y de espacios actuales. Además, las diferentes soluciones creadas a partir de la transformación de la madera, permiten otros usos diferentes a los utilizados en la construcción tradicional.

La madera se quema. Además de para la construcción, es evidente que el otro gran uso de la madera a lo largo de la historia ha sido como combustible. Por ello la asociación entre madera y fuego es automática. Para explicar que esto no debe influir en la consideración de la madera como material de construcción es necesario entender el funcionamiento de la misma ante el fuego. Casi todos hemos intentado, o visto hacerlo, encender una hoguera o una chimenea. Primero es necesario comenzar quemando papeles, o productos artificiales creados para tal efecto, para después añadir ramas o pequeños trozos de madera mucho antes de poder empezar a aportar leños que necesitan tiempo para arder. Es imposible comenzar con un leño de madera, no prenderá. Y además, una vez encendida, veremos que los leños más grandes se queman muy despacio. Por lo tanto es ilógico pensar que si echamos una cerilla en un edificio de madera, este va a arder vigorosamente en pocos minutos.

La explicación técnica es que la madera es un material con una cierta humedad, además de su baja conductividad térmica, y esto da como resultado que al fuego le cuesta tiempo avanzar hacia el interior de la madera. Otro factor es el carbono y al quemarse y producir una carbonización esto produce un aumento del aislamiento térmico y ralentiza la combustión.

Para comprender el estudiado comportamiento de la madera ante el fuego, es interesante visionar este video de laboratorio que nos aporta Maderea: http://bit.ly/2LbaMo4

Por último, también se tiene la idea de que la madera es un material pobre para la construcción, como si fuera de segunda categoría. Incluso se considera que la madera no es un material muy utilizada en la construcción de edificios. Todo lo contrario, está demostrado que es un material muy competitivo a lo largo de la historia. Existen ya, y es tendencia, edificios de varias plantas construidos enteramente con madera. Y los países donde la masa forestal es muy grande, los países del norte de Europa, utilizan la madera como primer material de construcción.

Tanto por su sostenibilidad y modernidad como por su calidez, es un material en alza para arquitectos y constructores.

Embalaje especial

El packaging, embalajes de madera

En Maderas Ansorena apostamos por el embalaje de madera. Y lo hacemos por varias razones, todas ellas importantes frente a los embalajes de papel, plástico o porexpan.

Hoy en día el packaging se ha convertido en un recurso fundamental en la estrategia de marketing de muchas empresas. También para éstas el cuidado del medio ambiente y la búsqueda de soluciones sostenibles se ha convertido en un objetivo que contribuye al posicionamiento de marca como empresa concienciada con el medio natural.

Por ello, en este artículo vamos a fijarnos en las ventajas que ofrece este recurso:

Sostenibilidad: Al proceder de la naturaleza y no requerir procesos que impliquen la aplicación de productos químicos, conseguimos un menor impacto en el medio ambiente. Además las maderas empleadas proceden de bosques gestionados de una manera sostenible y con fuentes controladas mediante el Certificado Pefc.

La madera es un material duradero, reutilizable, reciclable y biodegradable. La sostenibilidad está asegurada tanto a corto como a medio y largo plazo. Su descomposición en la naturaleza no implica la emisión de residuo tóxico alguno, y se puede reutilizar para la generación de productos nuevos, lo que reduce la generación de materia prima nueva.

Vida útil: Al ser un producto reutilizable, al final de su vida útil, los embalajes de madera pueden trasformarse en leña, biocombustibles o compost. El abono que produce el compostaje de la madera es de muy buena calidad y una alternativa muy utilizada.

Resistencia: Su resistencia es conocida, esto implica que los embalajes de madera son muy utilizados para el transporte de productos delicados o que no puedan estar expuestos a la luz solar. Incluso son resistentes al fuego. También su efecto aislante tanto térmico como acústico es muy eficaz, además de soportar impactos. Esto lo convierte en un recurso de logística imprescindible frente a otros materiales como el plástico o el papel.

Versatilidad: La realización de embalajes de madera personalizados es otra de las áreas que permite que este tipo de embalajes resulte fundamental para el área de logística de muchas empresas, ya que la madera se adapta a la forma y tamaño de producto a transportar. No hay límite en este aspecto.

Saludable: Al disponer la madera de propiedades anti-microbianas naturales, los embalajes de madera garantizan una buena protección higiénica.

Nuestra apuesta por los embalajes de madera nos viene dada por todas estas propiedades, que los convierten en un recurso versátil, sostenible y resistente para el envío de y transporte de todo tipo de mercancías. Además, sumamos su efecto en el marketing de las empresas al contribuir a un packaging más respetuoso, y socialmente con muy buena imagen.

Puedes consultarnos por nuestras soluciones de embalaje personalizado en la sección de contacto.